Con el verano el número de desplazamientos aumenta notablemente debido a que es nuestra época favorita de vacaciones para poder disfrutar del sol y la playa. Pero el calor al volante puede ser un auténtico peligro, por eso desde Autoescuela Alonso te damos una serie de consejos para combatir los efectos del calor al volante:

La temperatura ideal para conducir se sitúa entre los 19 y los 24ºC. Hacerlo a temperaturas más altas provoca fatiga, somnolencia, aumento del tiempo de reacción y del nivel de estrés. Según el TÜV, Instituto de Pruebas Alemán Independiente, todos estos factores son los culpables del 17 por ciento de los accidentes en verano. Un ejemplo es que a 90 km/h con calor ante una situación inesperada el conductor recorre 41 metros antes de tocar el freno, mientras que si estuviese en un ambiente más confortable (más fresco) tan sólo recorrería 16 metros.

1. Evitar viajar en las horas centrales del día por ser las de mayor calor. Por motivos de seguridad es mejor viajar de día que de noche, por lo que desde Autopista.es os recomendamos iniciar vuestros viajes aprimera hora del día, entorno a las 6:30, ya que son las horas más ‘frescas’.

2. Si tu vehículo dispone de aire acondicionado o climatizador trata de mantener una temperatura en el interior del coche de entre 19 y 24ºC. Eso sí, evita que el flujo de aire impacte directamente contra el pecho y lleva las ventanillas cerradas para que la temperatura del interior no varíe.

3. Si tu coche no tiene aire acondicionado, baja las ventanillas.

4. Si no disponemos de garaje, siempre hay que procurar aparcar a la sombra. Pero si el automóvil ha estado un largo periodo expuesto al sol, hay que ventilar antes de iniciar la marcha. No hay que olvidar que un coche expuesto al sol puede aumentar su temperatura interior con respecto al exterior entre 5 y 15ºC.

5. Llevar bebidas frías para hidratarse, especialmente agua y  refrescos, las bebidas frías reducen la fatiga. Nunca bebidas alcohólicas.

6. Parar cada dos horas y aparcar en zona de sombra.

7. Hacer comidas ligeras: ensalada, fruta y pasta son las mejores opciones.

8. Utilizar gafas de sol para protegerse de la radiación solar y de los reflejos. No olvidar que hay que quitárselas en los túneles.

9. Llevar ropa cómoda y holgada. El calzado también debe ser cómodo pero ajustado al pie, por lo que no hay que conducir con chanclas, sandalias…

10. No dejar ni por un instante a un niño sólo en el interior de un coche expuesto al sol. En los niños, la temperatura corporal sube mucho más rápido que en los adultos porque no tienen la capacidad para regularla. 

Si sigues estos sencillos consejos, el calor al volante será más llevadero y ante todo más seguro, que es en definitiva lo importante.

 

Share This