La batería es un elemento que precisa de revisiones periódicas, sobre todo si las temperaturas son frías o vamos a realizar un viaje.

Es la gran olvidada por muchos conductores. Asumimos que siempre esta ahí, totalmente cargada para nuestro use y disfrute, pero un día sin previo aviso nos avisa de que esta empezando a flaquear. Normalmente esto se evidencia por la dificultad que tenemos para arrancar el coche. Este es un claro síntoma de que se esta quedando sin energía y una clara señal de que debemos sustituirla.

Dura de media entre 4 y 5 años, son muchos los factores que pueden hacer que dure más o menos; el uso que le demos, utilizar elementos que exijan más a la batería o dejar el coche inactivo durante mucho tiempo son algunos de ellos.

Una de las maneras más sencillas de cargar nuestra batería es mediante las famosas pinzas. Es un proceso sencillo, pero conviene repasar todos los pasos con calma, para no tener ningún imprevisto.

Pasos para cargar la batería con pinzas:

  • Necesitamos la energía de otro coche para arrancar el nuestro. Para ello solo necesitaremos dos coches cuyas baterías tengan un amperaje similar y un juego de cables provisto de pinzas.

  • Una vez tengamos los elementos necesarios y con los coches apagados, colocaremos las pinzas de los cables rojos en los bornes positivos de cada batería.

  • Después, fijamos una de las pinzas del cable negro en el borne negativo de la batería que está cargada y ponemos la otra pinza del mismo color en el polo negativo de nuestra batería descargada. Los expertos opinan que es más seguro que la pinza que tendría que ir en el borne negativo de la batería descargada se coloque mejor en una parte metálica del chasis o el bastidor para evitar chispazos.

  • Cuando las dos baterías estén correctamente conectadas, arrancamos el coche que tiene la batería bien, aceleramos un poco y lo dejamos funcionando un rato, para que el acumulador se llene de energía. De esta forma, evitaremos que éste tenga que realizar un sobresfuerzo cuando tratemos de poner en marcha el motor del coche descargado.

  • Pasados unos minutos apagamos el coche de la batería cargada y de inmediato tratamos de arrancar el coche que tenía la batería descargada. Si logramos que el motor arranque bien desde los primeros intentos, retiraremos entonces las pinzas de este coche siguiendo un orden inverso a como se colocaron y cuidando que ninguna de estas se toquen entre sí o toquen alguna parte metálica del coche. Y ya solo queda dejar el coche encendido unos 20 minutos o probar a circular para que la batería quede cargada con normalidad.

Si se diera el caso de que tu coche se ha quedado sin batería, jamás de los jamases intentes empujarlo, llama a una grúa y evitarás causarle grandes daños al coche. Ten en cuenta, que si empujamos el coche y lo arrancamos, saldrá por el tubo de escape combustible sin quemar. Si el catalizador estuviese caliente, el combustible podría inflamarse y estaríamos “desgraciando” ese catalizador, elemento que no es precisamente barato de cambiar. Pero no hace falta que el combustible arda para estropear el catalizador, ya que simplemente con entrar en contacto con el mencionado líquido, estaremos perjudicando esa pieza tan importante.

Estos son algunos de los consejos que os podemos dar a cerca de este vital elemento de nuestro vehículo.

Suerte y que la batería os acompañe!

Share This