En 2020 se estima que el 90% de los conductores compren un vehículo conectado a Internet.

¿Os suena el concepto “el Internet de las cosas”?

Dícese de aquellos objetos cotidianos, como un vehículo o un frigorífico que se conectan a Internet. Pues bien, desde hace unos años, este concepto está ocupando una posición primordial. Internet se está transformando y cada vez más máquinas “quieren” esta hiperconectadas. Según la Fundación Telefónica en su informe “La Sociedad de la Información en España, 2014”, el automóvil es uno de los objetos en los que se espera una mayor penetración de aplicaciones que enriquezcan la actividad de viajar.

Según el informe, “el vehículo es percibido por los usuarios como un elemento susceptible de aplicar Internet”. Como muestra que ante la pregunta sobre el interés de acceso a Internet de diversos dispositivos el coche ocupa la primera posición (57%), seguido de las gafas (42%) y el reloj (39%)”. La enorme cantidad de prototipos que podemos encontrar en exposiciones tecnológicas, son una buena muestra de la importancia de este movimiento.

autoescuela-en-oviedo

 

Según la fundación, la mayoría de apps que se incluyen en los sistemas de los vehículos se plantean desde dos posibilidades: la primera, el uso de aplicaciones ubicadas en la pantalla del salpicadero. La segunda como os podéis imaginar es el uso del “smartphone” como nexo entre el vehículo y el usuario mediante tecnología inalámbrica. Un 60% de los usuarios prefiere la opción de las aplicaciones en la pantalla del salpicadero.

Entre las apps más comunes encontramos las orientadas a mejorar la experiencia del viaje: el 48% se encuentran en la temática “guías, viajes, transporte y restaurantes”, por delante de “audio-música” (14,5%) y “car apps” (11%).

Y aunque el informe reconoce que hoy “el vehículo conectado se trata de una realidad incipiente”, señala que “el 79% de los conductores considera más probable la compra de de un vehículo que incluya servicios conectados” y el 81% de los encuestados considera que su próximo vehículo “llevará integrados servicios de conectividad“. De hecho, el estudio concluye que “en 2020 el 90% del parque de vehículos dispondrá de estas capacidades”.

Share This